Ingredientes

Acelgas

Depositphotos_14612201_m

La acelga es una planta herbácea, variedad de la Beta vulgaris, de tallos blancos o rojos dependiendo de la variedad.

Toda la planta es comestible (hojas y pencas) cuando son pequeñas, si han crecido demasiado es mejor desechar los tallos pues son demasiado amargos.

Beneficios de las acelgas

Esta verdura es muy beneficiosa por el aporte de vitaminas, ácido fólico, fibra y minerales. La   mayor parte de las vitaminas y carotenos están en las hojas exteriores más verdes. Por las pocas calorías que aporta y al ser diuréticas y muy digestivas son perfectas en las dietas de adelgazamiento.

El sabor de las acelgas es similar al de las espinacas, pero más suave. Veamos ahora  algunas recomendaciones para sacar todo el partido a esta verdura, a la hora de cocinarla:

Consejos prácticos

Al cocinar las acelgas hay que tener en cuenta  que las hojas necesitan la mitad de tiempo de cocción que las pencas. Por esto es mejor cocinarla en dos partes, para que las hojas no  queden demasiado blandas.

El caldo de cocción de las acelgas se puede beber o utilizar para otras recetas. Incluso es beneficioso tomar un vaso de zumo de acelgas para prevenir cálculos biliares y otras enfermedades del hígado,  enfermedades de la piel y como ayuda contra el estreñimiento.

Hay que consumirlas en 2-3 días desde que las compramos, son una verdura muy perecedera, guardadas en la nevera duran algunos días más.

A la hora de comprarlas hay que escoger las de hoja brillante de color verde oscuro uniforme. Si tiene las hojas demasiado grandes, las pencas serán amargas. Aunque hay acelgas durante todo el año, están en su mejor momento desde el final del otoño hasta que empieza la primavera.

También podemos congelarlas, se compran frescas y se  congelan después de escaldarlas un par de minutos o tres en agua hirviendo.

Las acelgas están presentes en multitud de recetas,  preparadas al vapor, cocidas, sofritas con ajo y aceite y en ensaladas se pueden consumir sus hojas tiernas crudas.