Ingredientes

Ajo

Depositphotos_13815191_m

El ajo es una planta de la familia de las liliáceas, como las cebollas, el puerro y el cebollino. Concretamente la parte que consumimos tan habitualmente en la cocina es el bulbo subterráneo de la planta.

Está formado por varias piezas (alrededor de 10), los llamados dientes de ajo, unidos al tallo por su base. Están rodeados de una fina membrana que parece papel, transparente y muy quebradiza.

El ajo tiene como características principales, su aroma y sabor intenso a la vez que sus innumerables beneficios terapéuticos, hasta el punto que se lo conoce como alimento milagroso.

Variedades de ajos

Existen tres tipos de ajos:

  • Ajo morado: por el color de su recubrimiento, maduran antes que los blancos y  son de mayor tamaño, aunque no se conservan tanto tiempo y tienen un sabor más picante.
  • Ajo blanco: es el más común, contiene más dientes en su interior, se conservan más tiempo y son más carnosos.
  • Ajo tierno o ajete: son ajos poco madurados que se recolectan antes de que el bulbo haya crecido. Son más pequeños y con un sabor y aroma mucho más suave. Son lo que se utilizan normalmente para elaborar tortillas o revoltillos, a diferencia de los anteriores que se consumen más en guisos.

Usos del ajo

El uso del ajo en la cocina está muy extendido, sobre todo en la cocina mediterránea, donde se utiliza en numerosas preparaciones como saborizante natural.

Se puede emplear de diversas formas: picado finamente o fileteado, y se usa como condimento en forma de picada con perejil, en pisto, carnes y pescados a la parrilla, salsas de sofrito, pastas y también macerado en aceite de oliva como aliño para ensaladas. Los brotes tiernos se pueden preparar como si fueran espárragos, en tortillas y revueltos.

El ajo también es protagonista  y da nombre a algunos platos, como el alioli, la sopa de ajo, el bacalao ajoarriero, el conejo al ajillo y el gazpacho blanco.

En cuanto al inconveniente de que el ajo se repite durante horas después de haberlo comido y para paliar el gusto tan fuerte de los bulbos, existen un par de trucos: ponerlo en remojo unas horas antes de utilizarlos y el otro es partirlo por la mitad y quitarle el pequeño brote verde que tiene en su interior.

Beneficios del ajo

Por último, veamos algunos de los efectos beneficiosos del consumo de ajo.Es apropiado para trastornos cardiovasculares y metabólicos y para tratar algunas infecciones. Gracias a que es un alimento vasodilatador, ayuda a evitar los trombos, hace más fluida la sangre y ayuda a controlar la hipertensión. También contribuye a combatir algunos tipos de hongos, bacterias y virus. Se utiliza en medicina naturista y tiene una presencia destacada en muchos preparados farmacológicos.Otros usos tradicionales del ajo son: como ayuda en el tratamiento de la bronquitis, diabetes, artritis, otitis, ciática y para tratar verrugas y callos.