Ingredientes

Albahaca

Basil leaves close up on the iron fork

La albahaca (ocimum basilicum) es una hierba aromática originaria de la India aunque llegó a la cocina mediterránea de la mano de los griegos y los romanos hace muchísimos años. Es una planta sensible a las heladas,  se suele cultivar únicamente por semillas y es más aromática cuando es joven, dando unas flores blancas y pequeñas.

Las partes de la planta que solemos emplear son sus hojas frescas de color verde intenso  o las hojas secas. En este caso es recomendable ponerlas a secar a la sombra y luego guardarlas en un recipiente de cristal.

Utilización de la albahaca

Su uso en gastronomía es muy frecuente puesto que se utiliza para preparar muchos tipos de platos, desde aderezar ensaladas, sopas y verduras hasta arroces, legumbres  y salsas  para acompañar distintos platos de pasta, pizza, etc…Recordemos por ejemplo la salsa pesto, cuyo ingrediente principal es la albahaca.

Beneficios de la albahaca

Además de su uso en la cocina, también hay que destacar que es una hierba muy buena para la salud si se tienen problemas gástricos o intestinales, pues favorece la digestión, abre el apetito y evita los espasmos gástricos y los vómitos. La albahaca está indicada también para tratar la alopecia y la halitosis, la inflamación de encías y favorece la producción de leche durante la lactancia ¡incluso se dice que ayuda a mantener el buen humor!

Existen muchas variedades de albahaca, aunque en general podemos decir que su sabor es un poco picante parecido al clavo y su olor recuerda a la menta y el regaliz (es en las regiones de Asia donde el sabor es más fuerte; cultivada en Europa, su sabor  es más suave).

Consejos

Por último, veamos algunos consejos a la hora de conservar la albahaca en casa: las hojas frescas, guardadas en una  bolsa de plástico en la nevera, nos durarán un tiempo bastante limitado. Para mantenerlas durante más tiempo es mejor escaldarlas un momento y ponerlas en el congelador. Otra idea es guardar las hojas frescas en un tarro de cristal cubiertas con aceite de oliva y un pellizco de sal.

Y sobretodo para aprovechar al máximo su sabor y sus beneficios es aconsejable cortar sus hojas con un cuchillo, no picarlas y añadirlas a los guisos cuando ya estén cocinados.