Carnes

Boeuf bourguignon

boeuf-bourguignon

Esta receta es un clásico francés, envuelto en llamas. Este guisado es muy rico, además tiene el plus del vino tipo Borgoña y también lleva champiñones, panceta, carne y coñac.

Ingredientes:

1 kilo de carnaza de nalga
½ taza de harina
300 gramos de panceta ahumada
12 cebollas bien chiquitas
Caldo de verduras
2 tazas de agua caliente
1 hoja de laurel
Sal y pimienta a gusto
1 cucharada de pimienta en grano
1 cucharada de orégano
Vino tipo Borgoña cantidad necesaria
¼ kilo de champiñones frescos
½ taza de coñac

Preparación:

Quita a la nalga el cuerito y la grasa, córtala en cubos de 2 centímetros y colócalos en una placa sin encimar. Condimenta la harina con sal y pimienta, tamízala sobre los cubos de carne y reserva. Sácale a la panceta el exceso de grasa y córtala en cubitos.
Ponla en una cacerola limpia, a fuego fuerte, revolviendo seguido hasta que suelte la grasa y se ponga trasparente. Pela las cebollitas y así, enteras, agrégalas en la cacerola y saltea por unos segundos. Escurre las cebollas y la panceta, y resérvalas, pero no tires la grasita de la cacerola. Agrega a la cacerola la carne enharinada y mézclala contínuamente para que se dore en la fritura.

Cuando la carne esté bien doradita, escúrrela y colócala en una fuente para horno. Disuelve los cubitos de caldo desmenuzados en una cacerolita con el agua caliente. Añade un cucharón de caldo en donde se doró la carne y afloja con una cuchara el fondo de cocción. Vuelca salsita en la fuente donde está la carne. Condimenta la carne con sal y pimienta a gusto. Agrégale el laurel, la pimienta en grano y el orégano. Llena 3/4 de taza con vino Borgoña y complétala con caldo. Vierte la mezcla en la fuente y, si fuera necesario, agrega vino y caldo en la misma proporción, hasta cubrir la carne. Tapa la fuente con papel de aluminio y llévala a un horno moderado. Al cabo de una hora agrega las cebollitas y la panceta, más los champiñones lavados y enteros (si son chicos) o pártelos al medio verticalmente (si son grandes). Tapa y vuelve a hornear hasta que los champiñones se cocinen y la carne esté bien tierna. Espolvorea con el perejil.
Distribuye en cazuelitas (o déjalo en la fuente), rocía con el coñac caliente, enciéndelo y llévalo a la mesa envuelto en llamas.