Pasta

Canelones de paté y setas

canelones-de-pate-y-setas.thumbnail

Sin duda alguna, una de las más interesantes recetas que nos ha dejado la vasta cocina italiana son los canelones, también conocidos como canoli. Al fin y al cabo, no son más que un trozo de masa relleno, que incluso puede hacerse con panqueques y que resiste muchísimas variantes. La receta que aquí te proponemos incorpora un relleno hecho a base de paté, setas y algunas cosillas más que lo convierten en sabroso, saludable y para disfrutar tanto en familia como en una cena con amigos. Fáciles de hacer y también de disfrutar.

Ingredientes:

  • Masa para canelones (puedes usar panqueques en su reemplazo)
  • Dos latas de paté
  • Una cebolla
  • Dos dientes de ajo
  • 200 gramos de ricotta
  • Setas de tu preferencia
  • Salsa bechamel
  • Queso rallado
  • Mantequilla
  • Sal y pimienta

Preparación:

En primer lugar, debes disponerte a preparar el relleno. Pica finamente la cebolla y los dientes de ajo y ponlos a dorar en una sartén con un poco de aceite de oliva o mantequilla. Cuando estén a punto, añade primero las setas picadas (champiñones, gírgolas, portobellos, hongos secos previamente remojados, lo que tu gustes…) y deja que se cocinen un poco. Añade finalmente el paté y la ricotta, mezcla bien y cocina por unos minutos. Apaga el fuego y reserva, habiendo previamente condimentado con sal y pimienta.

Cocina la masa de los canelones o simplemente ten dispuestos los panqueques o crepes para ser rellenados. Mi recomendación es esperar a que el relleno esté un poco frío, ya que será más fácil de trabajarlo. Coloca en una de las puntas de la masa una tira de relleno y enrolla. Haz el mismo procedimiento hasta que puedas rellenar todos los canelones, disponiéndolos en una placa para horno enmantecada.

Luego será el turno de precalentar el horno y colocar salsa bechamel todo por encima de los canelones. Pon también unas dosis de mantequilla y una buena abundante porción de queso rallado para gratinar. Calienta en horno fuerte hasta que veas que el queso rallado está dorado. Sirve para tus comensales. Si quieres, puedes añadir más setas salteadas por encima, para darle otro toque distintivo. Una auténtica delicia y sin ser una receta complicada.