Ingredientes

Caracol

Snails.

Los caracoles terrestres están presentes en la tierra desde mucho antes que la humanidad. La naturaleza ha sido la principal proveedora de este alimento pero en la actualidad ya existen granjas de cría de caracoles con fines comerciales,  esta actividad es llamada helicicultura, actividad zootécnica reconocida internacionalmente.

El caracol se vende vivo en el mercado y también se puede encontrar, pre cocido, congelado y enlatado.

Especies de caracol consumidas en Europa

Helix aspersa aspersa. Es el caracol terrestre común, también conocido como caracol europeo. Se encuentra en países mediterráneos y en la costa atlántica francesa.

Helix aspersa máxima.  Se encuentra normalmente en África del Norte

Helix pomalia. Se preparara con su concha con mantequilla y perejil.  Es el conocido caracol de Borgoña

Otala punctata. Conocido como cabrilla, apreciado en gastronomía y propio de Europa mediterránea.

Achatina fulica. Caracol gigante africano, que se trocea y enlata y hacen pasar como escargot.

Iberus gualtieranus alonensis. Conocido como baquetas o serranas, considerados exquisito manjar en las Comarcas del Ebro, Comunidad Valenciana y Murcia.

La cocina tradicional española  tiene múltiples recetas, a lo largo de su geografía podemos destacar los caracoles a la palentina, platos como el arroz con conejo y caracoles muy popular en las regiones de interiores, los “cargols a  la llauna” de Cataluña y también son cocinados con salsas picantes o incluso en sopas, por citar algunas.

Tienen un alto contenido de proteínas, bajo nivel de lípidos, gran variedad de sales minerales y son bajos en calorías, lo que hace a este manjar un alimento muy nutritivo, sano y digerible. Destacar que su consumo contribuye a reducir los niveles altos de colesterol y triglicéridos.

Consejos

Si se compran vivos, como prevención, antes de consumirlos hay que purgarlos. ¿Cómo hacerlo? Tenemos que emplear un recipiente de donde no puedan escapar, cerrarlos con una malla para que respiren y ponerles abundante harina de maíz.  Si los dejamos en el exterior, que sea en la sombra. Transcurrida una semana ya podrán comerse.