Ingredientes

Castaña

Chestnuts

La castaña es el fruto del árbol castaño común. Es un fruto seco típico del otoño e invierno y solemos asociarlo a la fiesta del Día de Todos los Santos.

Vienen envueltas en una adherida telilla roja y más externamente por una lustrosa capa de color marrón, parecida a un fino cuero. El sabor de la parte comestible es dulce y muy agradable.

En la antigüedad, para paliar las épocas de escasez de alimentos, se utilizaba la harina de castaña en sustitución de la harina de trigo.

Usos de las castañas

Las castañas pueden consumirse hervidas, crudas, asadas o dulces. Aparte de la variedad que consumimos habitualmente (la que produce el castaño común), saber que existen otras especies de castañas, como la americana, la china o la japonesa.

Veamos el uso de la castaña en la cocina: para empezar comentar que no suelen utilizarse en crudo, pues son demasiado duras y ásperas. Así que las vamos a encontrar mayoritariamente cocidas o asadas.

En repostería constituyen un ingrediente fundamental, siendo por ejemplo las castañas cocidas con anís un postre muy tradicional.

También forman parte de muchas recetas, enteras o en puré. Son un acompañamiento estupendo para las elaboraciones de carne de caza, combinan a la perfección con todo tipo de carnes y aves.

También a partir de las castañas se elaboran productos derivados como la harina de castaña (y el pan de castaña), cremas, conservas (cocidas y envasadas en una solución azucarada), el marrón-glacé (especialidad francesa de repostería) y las castañas glaseadas, que son parecidas pero se elaboran de una forma más sencilla y económica.

Propiedades nutricionales

Las castañas son ricas en hidratos de carbono, pero son poco calóricas, de hecho es el fruto seco menos calórico ya que contienen muy poca grasa. Además son ricas en potasio y vitamina B. En cuanto a la fama que tienen de no ser digestivas, es en parte cierto si se consumen en crudo. Por esto indicábamos anteriormente que es necesario cocinarlas. Al cocerlas, hervirlas o asarlas, los hidratos de carbono que contienen se transforman de manera que son fáciles de digerir.