Ingredientes

Coco

Coconut

El coco es el fruto de la palmera más cultivada mundialmente, el cocotero (Cocos nucifera). Es originario de las Islas del Pacífico y se encuentra en todas las islas tropicales. Los mayores productores de cocos son la India, Filipinas e Indonesia.

Variedades

Hay tres tipos de cocoteros, aunque dentro de cada uno de ellos también hay distintas subvariedades:

  • Los Gigantes, que son muy empleados para la producción de aceite aunque también se consumen sus frutos.
  • Los Enanos, sobre todo dedicados a la producción de bebidas envasadas, por el buen sabor de su agua.
  • Los Híbridos, de un tamaño medio, se consumen sus frutos aunque también estos cocos se dedican a otros usos. Y es que el coco, además de ser una deliciosa fruta, es también un producto muy útil para la industria (su aceite se usa para la cosmética y la higiene corporal), para la ganadería, la construcción (por su madera), la artesanía (elaboración de tejidos y cuerdas) y la medicina.

Características

Los cocos, de forma ovalada, tienen varias capas, una corteza exterior gruesa y con vello (de 5 cms. de grosor), una cáscara intermedia lisa y fina y por último, una corteza muy dura (donde están los orificios por donde se puede extraer el jugo sin tener que abrir el coco). La pulpa, blanca y aromática, está adherida a la segunda corteza.

En la cavidad interior se encuentra el agua del coco, tan apreciada como bebida isotónica natural, sobre todo en los países tropicales. No hay que confundirla con la leche de coco, ésta se obtiene triturando la pulpa del coco e incluso muchas veces se le añade leche o más agua.

A la hora de adquirir un coco, hay que fijarse y elegir los que contengan agua en su interior, esto se comprueba agitándolo, hay que escuchar como un chapoteo de agua. Si no, significa que está demasiado maduro, o sea, seco. Cuando un coco está en su punto, la piel marrón que cubre la pulpa se puede comer porque está suave. Los cocos también los encontraremos ya pelados en muchos mercados.

La pulpa madura de los cocos se puede consumir cruda, entera o rallada. El coco rallado se usa mucho en repostería y pastelería. Aunque también se utiliza en muchas y variadas y exóticas  recetas de carne y pescado, aportándoles sabor, aroma y sustancias muy nutritivas.

Propiedades nutricionales

No hay que abusar del coco (ni de la pulpa ni de la leche ni del agua) pues al contener grasa, puede resultar algo indigesto. La grasa que contiene es rica en ácidos grasos saturados, por lo tanto el valor calórico de los cocos es el más alto de todas las frutas.

Eso sí, es muy rico en fibra, vitaminas y sales minerales como el magnesio, calcio, fósforo y potasio. Esto hace del coco un alimento muy beneficioso para la mineralización de los huesos, favorecer el tránsito intestinal, para mejorar la actividad muscular y la transmisión nerviosa de las células.