Ingredientes

Coles de Bruselas

Brussel Sprouts

Las coles de Bruselas, también llamadas repollos de Bruselas y repollitos, son una variedad dentro de la familia de las crucíferas, a la que pertenecen también la col, la coliflor y el brócoli.

Por su forma, parece que sean coles en miniatura y su nombre no se debe a que se consuman mayoritariamente en Bruselas, sino a su lugar de origen.

Existen numerosas variedades de coles de Bruselas, en función de su tamaño, sabor, color y la época en que se han recolectado.

La mejor temporada de esta verdura es durante los meses de otoño e invierno, aunque disponemos de coles durante todo el resto del año.

El sabor de las coles de Bruselas es ligeramente dulzón, recuerda un poco al sabor de las nueces, aunque a menudo deja un regusto ligeramente amargo.

Usos de las coles de Bruselas

Esta verdura, así como su pariente la col, suele asociarse a la elaboración de platos de invierno. Normalmente se utilizan en la cocina para acompañar platos de carnes, ahumados y embutidos, una vez hervidas en agua

Para hervirlas es aconsejable realizar antes un pequeño corte en forma de cruz en la base, así se puede, más fácilmente, eliminar y pelar las hojas más superficiales (aquellas que quedan un poco sueltas y a veces algo descoloridas).

A la hora de comprar coles de Bruselas nos hemos de fijar y elegir los repollitos de un color verde intenso, compactos, bien apretados y redondos. Y la parte del tallo ha de estar limpia, de un color blanco.

Una vez en casa, se pueden guardar en la nevera, sin lavar, dentro de una bolsa perforada.

Las coles de Bruselas son ricas en vitamina A sobre todo, aunque también por supuesto contienen vitamina C, ácido fólico, calcio, potasio y hierro. Son muy apropiadas para las personas que en un momento dado, necesitan un aporte importante de sales minerales y fibra.