Carnes

Conejo con caracoles, una belleza gastronómica

conejo-con-caracoles-una-belleza-gastronomica

Este plato gastronómico delicioso es tradicional de las comidas catalanas, los caracoles son característicos de la cocina de Cataluña; existen siete variedades, la más apreciada por su suave sabor y el de la judía. Es una combinación de sabores que deleitarán tu paladar, y el de las personas invitadas a disfrutar de esta receta elaborada con recursos poco habituales.

Ingredientes para el conejo:

  • 1 kilo de conejo
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 cebolla grande
  • 1 cucharada de canela
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1/2 caldo de carne
  • 2 tomates
  • 1 rama de perejil
  • aceite de oliva
  • sal
  • 2 dientes de ajo
  • 2 galletas
  • 8 avellanas

Para los caracoles:

  •  sal y vinagre (para limpiar los caracoles)
  •  1 hoja de laurel
  •  1 rama de romero
  •  2 dientes de ajo

Preparación del conejo:

Corta el conejo en 8/10 trozos,  pasas por harina cada presa y no olvides retirar el exceso de harina, pela la cebolla y córtala bien pequeña, pones los tomates en una fuente y cocina a un horno moderado por veinte minutos, hasta que estén bien cocidos, luego los retiras y dejas que se enfríen para pelarlos. Los caracoles deben dejarse en ayuno para poder cocerlos y purgarlos, lávalos con un poco de sal, vinagre y agua abundante hasta que esta última esté limpia; los pones en agua fría con las ramas de romero y laurel y los dientes de ajo, los colocas en una olla y déjalos hervir una hora.

Calientas cuatro cucharadas de aceite de oliva en una cazuela y cuando a punto, doras las presas de conejo, añades la cebolla, el romero y la canela; dejas a fuego medio que los sabores se mezclen y revuelves constantemente para que no se quemen e incorporas el vaso de vino blanco. Dejas reducir el alcohol unos minutos, tapas la cazuela y dejas cocer los alimentos diez minutos, agregas el caldo de carne.

Colocas en un mortero: dos dientes de ajo pelados, las galletas, las avellanas y el perejil y machácalos hasta formar una pasta; colocas medio vaso de agua para que esa elaboración queda más líquida y agregas a la cazuela cuando hierva el caldo. Mezclas bien con un utensilio de madera para que los alimentos se incorporen y la salsa quede ligada; luego añades los caracoles ya hervidos y dejas cocer todo junto durante quince minutos.

Sirve el conejo bien caliente acompañado con los caracoles y unas zanahorias cocidas en julianas, en platos individuales.

 

 

  • http://www.botox-botox.info Botox

    que rico, peor no tengo conejo