Ingredientes

Dátiles

dates

El dátil es el fruto que se obtiene de la palmera datilera (Phoenix dactylifera), símbolo que asociamos muy a menudo a los países áridos en África y Arabia. Cabe hacer la distinción entre lo que solemos encontrar en el mercado, que es el dátil seco y el dátil fresco, que corresponde a las etapas tempranas del fruto, cuando aún no ha madurado y cuando no contiene todavía tanto azúcar.

La mayor producción de dátiles viene de Irak e Irán y de entre las variedades de dátiles, la más apreciada es la llamada Deglet Nour.

Es difícil conseguir dátiles frescos, ya que son un producto muy perecedero y los azúcares fermentan enseguida. Su temporada comprende los meses entre octubre y enero. Aunque como acepta muy bien la congelación, se podrían encontrar dátiles frescos durante todo el año, habrían perdido un poco su textura crujiente pero conservarían casi todo el sabor.

Lo que solemos degustar son los dátiles secos, llegan a los mercados normalmente procedentes de África, ya medio deshidratados o confitados en azúcar. De esta forma constituyen una de las frutas secas más energéticas y nutritivas que hay. Su contenido en azúcar es de casi un 70% aunque también es muy rico en carbohidratos, vitaminas y minerales tales como hierro, potasio y fósforo. Además es rico en fibra, ayudando a regular el tránsito intestinal y con efectos antioxidantes.

Conforme van madurando, los dátiles van ganando en valor nutritivo y concentración de azúcares, pasando de tener una tonalidad dorada a tener un color casi negro y de ser un fruto tierno y jugoso a ser un dátil seco y arrugado, delicioso pero ya más correoso y sin jugo. Eso sí, de esta manera se conservan mucho tiempo, siempre que no se humedezcan.

Usos del dátil

Sobre todo es recomendable el consumo de dátiles como fuente de energía cuando se realizan esfuerzos físicos y mentales, son un buen aliado en épocas de estudios y de estrés y cuando se practica deporte.

En la cocina, cada vez más, van formando parte de exquisitas recetas, aunque todavía solemos asociarlos y reservarlos para los aperitivos en la época navideña.  Encontramos dátiles en mermeladas, púdings, tartas y helados. En los países árabes se consumen frescos y blandos, lo llaman “pan del desierto” y muy a menudo los toman con leche. De hecho, los dátiles hervidos en leche suavizan las vías respiratorias y son muy beneficiosos para combatir bronquitis, tos, catarros y fiebre.