Carnes

Döner kebab

doner-kebab.thumbnail

El döner kebab es una maravillosa receta que el mundo musulmán nos dejó como legado. También conocidos como pinchos morunos, en su versión al estilo brochette, una de las maneras más tradicionales de comer el kebab es como los pakistaníes lo han impuesto: en un pan pita con tomate, cebolla, perejil picado y pasta de sésamo -tahini, para los habituales-. Debes tener en cuenta que para poder prepararlo de este modo tendrás que contar con un asador vertical, de lo contrario resultará muy complicado.

Ingredientes:

  • Un kilo de filetes de cordero (puedes usar pollo o vaca también)
  • Una cebolla
  • Dos tomates
  • Dos dientes de ajo
  • Media taza de aceite de oliva
  • Dos cucharadas de vinagre
  • Zumo de un limón
  • Una cucharada de mostaza
  • Una cucharada de salsa de tomate
  • Sal, pimienta, comino y pimentón

Preparación:

Comienza por disponer de los filetes de cordero (generalmente de pierna) y tenerlos ahí a la espera de ser macerados. Por eso mismo, deberás ir preparando el aderezo en el que tendrán que permanecer por al menos un día. Coloca el aceite de oliva, el vinagre, el limón, la mostaza, la salsa de tomate, el ajo picado, la sal y las especias (excepto el perejil) en un recipiente. Acomoda los filetes en capas, cuidando que todos queden bien impregnados por la maceración.

Al cabo de un día en el refrigerador, estarán listos para preparar. Simplemente debes tomar el pincho de la parrilla vertical e ir colocándolos uno a uno en forma de torre, cuidando que los filetes más pequeños te queden en los extremos. A medida que vas asando, vas rotando por todos los costados, cuestión que a medida que vaya quedando la carne dorada, vas cortando las partes cocidas para ir preparando los döner kebab en el pan pita.

Para preparar los sandwichs, debes colocar las tiras de los filetes ya cocidos junto con tomate y cebolla bien picados, coronando con perejil picado y una buena dosis de salsa tahini como os explicamos a hacerla aquí, o en su defecto yogur natural con ajo y limón. Como buen enamorado de la cocina de origen árabe, lo recomiendo plenamente. Siempre es bueno intentar emular (o superar) esas comidas que consumimos en los puestos callejeros a menudo.

Nota: en algunos sitios, este platillo también es conocido como shawarma.