Ingredientes

Espinacas

spinach

Las espinacas son una verdura de la familia de las amarantáceas, cultivada por sus hojas verdes comestibles, es de gran tamaño y de color verde oscuro. Son originarias de Persia y fueron  introducidas en España ya en el siglo XI por los árabes.

Existen dos variedades de espinacas:

  • Las de hoja rizada, que se vende y consume fresca, entre el otoño y la primavera.
  • Las de hoja lisa, es la que consumimos tan habitualmente congelada.

Es una de las verduras que más cocinamos en los hogares, sobre todo para los niños, por su alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes.  Aunque hay una creencia falsa, un mito que no es cierto, que dice que son muy ricas en hierro. Esto se debe a que en 1870 un científico multiplicó por 10 la cantidad de hierro que contenían, fue un error al colocar la coma en la numeración. De hecho, precisamente las espinacas por contener ácido oxálico, hacen que no absorbamos bien el hierro que contienen.

A la hora de comprar las espinacas frescas, hay que fijarse que tengan las hojas muy verdes, brillantes, tersas y tiesas.  Y una vez en casa se han de consumir enseguida. Por esto y dado que las espinacas aguantan muy bien la congelación, lo más habitual es comprarlas congeladas. Aunque, claro está, cuando las consumimos frescas nos aportan más nutrientes, sobre todo la vitamina C.

Existen infinidad de recetas que se preparan con espinacas, salsas, cremas, sopas, pasteles, potajes, ensaladas, etc. Y como no las famosas espinacas a la catalana y a la crema.

Un par de datos a tener en cuenta: cuando las vayamos a cocinar o consumir, solo entonces hay que lavarlas bajo el grifo, no anteriormente ni dejándolas en remojo. Y al hervirlas (no hay que hacerlas al vapor), hay que calcular mucha cantidad, puesto que al contener tanta agua, no cunden mucho.