Ingredientes

Granada

pomegranate fruit

La granada es el fruto comestible del arbusto llamado granado, Punica granatum. Este vegetal lo encontramos a menudo como bonsái por las bonitas flores que desarrolla y por los troncos retorcidos de los ejemplares más viejos.

Existen muchas variedades de granados, tanto los que se dedican al cultivo por sus frutas, como los que se dedican a la decoración, sin frutos.

Características

La granada es una fruta con forma de globo, algo más grande que una manzana y con una corteza gruesa de color amarronado tirando a naranja, aunque cuando está bien madura se torna de color rojo intenso tirando a marrón.

En el interior se encuentran los granos separados por unas laminillas, y son estas semillas (los granos) las que tienen la pulpa jugosa, refrescante y con un sabor algo agridulce. Conforme va madurando, la corteza exterior de la granada se va agrietando.

Es importante a la hora de elegirlas, elegir los ejemplares más grandes, a mayor tamaño más jugosa será la pulpa. Y sobre todo que la piel esté tersa, lisa y brillante.

En España, las principales zonas de cultivo de la granada son las mismas que las del olivo y naranjo, el sur y el este de la Península, Islas Baleares y Canarias.

Usos de la granadaDepositphotos_10591744_m

La granada resulta deliciosa como fruta fresca, su temporada óptima es el otoño.

Además, la granada también se utiliza en la elaboración de platos salados, aportando un toque agridulce a las recetas. Asimismo, resulta ideal para acompañar ensaladas ya que además de su sabor aporta colorido y nutrientes.

Con la granada se elaboran zumos, conservas, jaleas, confituras y conservas. En coctelería y repostería es muy común el uso de la granadina, que es el  jarabe obtenido del zumo de granada.

La granada es una fruta rica en vitaminas (sobre todo C), minerales tales como calcio, potasio y magnesio y es muy rica en antioxidantes. Por ello, se trata de un fruto muy beneficioso para la salud, ayuda a mantener la piel sana, favorece la circulación sanguínea,  ayuda a controlar la presión arterial, son bastante diuréticas y favorecen el tránsito intestinal.

Como dato curioso, se dice que beber zumo de granada incrementa el deseo sexual, comparando la granada con la viagra. Parece ser (según algunos estudios realizados en Escocia) que beber un zumo de granada cada día puede dar como resultado un aumento de los niveles de testosterona.