Arroces y LegumbresSopas y Guisos

Guiso de lentejas

guiso-de-lentejas.thumbnail

Por más que el verano se haga presente en todo el hemisferio norte, eso no quita que no te puedas comer un excelente potaje de lentejas, todo un clásico de la cocina que siempre admite alguna que otra variante y que, de seguro, su receta tradicional va variando conforme el paso del tiempo y de acuerdo a la familia que lo cocina. Esta versión que será presentada a continuación se asemeja bastante a la que hicieron toda la vida en mi casa, aunque yo también me he encargado de efectuarle algunas modificaciones. Aquí va.

Ingredientes (para cinco personas):

  • Medio kilo de lentejas secas
  • Un chorizo colorado
  • Un chorizo
  • 200 gramos de tocino
  • Dos zanahorias
  • Dos cebollas
  • Un puerro
  • Un pimiento rojo
  • Una guindilla
  • Una taza de salsa de tomate
  • Una taza de vino tinto
  • Dos tazas de caldo de verduras
  • Sal, pimienta, pimentón y dos hojas de laurel

Preparación:

Corta en cubos las zanahorias, pica bien las cebollas, el pimiento también en pequeños cuadros, el puerro en rebanadas, el tocino en cubos y los chorizos en finas rebanadas. Toma una buena cacerola de barro y pon a calentar en ella aceite de oliva. Añade los vegetales (con excepción de la guindilla) y cocina hasta que estén algo tiernos.

En ese momento, añade los líquidos, la salsa de tomate y, cuando levanten el hervor, agrega las lentejas. Recuerda: las lentejas secas deben estar remojadas de un día para el otro sino tardará mucho la cocción. Mientras tanto, en una cacerola o sartén aparte, sofríe el tocino y los chorizos para que así puedas extraerle el exceso de grasa. Cuando la hayas escurrido, añade a la cocción.

Finalmente tendrás que esperar que las lentejas estén a punto y, por supuesto, condimentar con sal, pimienta, la guindilla en finas tiras y las hojas de laurel (incluso puedes ponerlas junto a los líquidos, si te apetece). Cuando las lentejas estén tiernas y el líquido se haya reducido (si ves que te ha faltado en algún momento de la cocción, pues un poco más de caldo o vino), será el momento de servir en cazuelas individuales. Una delicia.