Ingredientes

Lechuga

Lettuce assortment

La lechuga, lactuca sativa, es una planta anual de la familia de las compositae que se cultiva con fines alimenticios. Como cada vez más se cultiva en invernaderos, es posible encontrar lechugas durante todo el año.

Variedades

Existen muchas y distintas variedades, las más destacables son:

  • Beluga: se parece algo a la col, de cogollos apretados y casi no tiene sabor alguno. Pero se utiliza mucho por su textura crujiente  y porque es muy  fácil de cortar finamente.
  • Romana: sus hojas son lanceoladas y menos gruesas que las de la iceberg pero muy crujientes , su cogollo es largo. En España se la conoce con el nombre de “oreja de mulo”.
  • Francesa: también conocida como “Boston” es de cogollo redondo y sus hojas son finas y de textura mantecosa. Con un sabor delicado e intenso.
  • Batavia: muy similar a la francesa, pero de hojas rizadas y cogollo suelto.
  • En cuanto a la conocida “hoja de roble”, de hojas rizadas y de color morado, hay que aclarar que realmente no es una variedad de lechuga, sino de achicoria.

Usos de la lechuga

La lechuga tiene muy poco valor nutritivo, se compone básicamente de agua (un 90%) y algunas vitaminas, antioxidantes y minerales como fósforo, hierro, calcio y potasio. Eso sí, forma parte de todas las dietas de adelgazamiento y son muy saludables.

Además desde la antigüedad se le han atribuido propiedades ansiolíticas, por lo cual es recomendable en casos de insomnio para favorecer el sueño.

Normalmente la lechuga se consume en crudo, como ingrediente principal en las ensaladas o como acompañamiento y adorno. Resulta deliciosa aliñada con aceite de oliva y admite muy bien el complemento de hierbas frescas o secas.

Dos consideraciones: hay que lavarla justo antes de prepararla y sobre todo aliñarla justo en el momento de consumirla. Si se corta o aliña con mucha anticipación, las hojas pierden su sabor, aspecto y textura crujiente (además de deteriorar la vitamina C, que sobre todo las hojas más verdes tienen).

La lechuga no es un alimento apto para la congelación. Y por último hay que tener en cuenta que muchas veces el cultivo de las lechugas se hace con aguas algo deficientes, por lo tanto es muy importante lavar bien sus hojas bajo el grifo. Si no, pueden ser fuente de infecciones gastrointestinales.