AperitivosPostres y Dulces

Los frutos secos y las fiestas

Nuts

Tanto por sus cualidades nutritivas como por las gastronómicas, los frutos secos son especiales para realizar distintas preparaciones sobre todo en períodos de fiestas. Suelen siempre estar presentes en días fríos, ya sea como acompañantes de un buen aperitivo como para degustarlos al final de las cenas. También se emplean en gran variedad de platos salados y nunca faltan en la repostería. Algunos de los frutos secos más requeridos son:

Dátiles – Se consumen solos, arrollados con panceta y horneados o rellenos con roquefort y nueces para servir a modo de copetín. Son una de las bases de la alimentación de toda la zona de Medio Oriente.

Ciruelas Negras – Son ideales para platos de cerdo o pollo. Para compotas, mousses y diversos rellenos y deliciosas elaboraciones dulces. También se utilizan para confituras como relleno y servirlas en picotines.

Orejones – son deliciosos en preparaciones de salsas agridulces para acompañar pollo, por ejemplo. En mousses o en compotas, para integrar a tartas, panes, rellenos, etc. Son también adecuados para bañarlos con chocolate derretido y servir como confituras.

Almendras – Pueden ser saladas o dulces, se emplean enteras con la piel fina, tostadas y peladas, fileteadas o molidas. Además de su importancia en la repostería enriquecen distintos alimentos como por ejemplo el cerdo, pollo y el arroz.

Pistachos – Salados y tostados son un aperitivo irresistible entre otras delicias. Son además la base de un exquisito helado.