Arroces y LegumbresSopas y Guisos

Los potajes

Depositphotos_30370995_m

Bajo este nombre en general, de acuerdo a los ingredientes que utilicemos para ligar, podemos señalar a las cremas, los purés, los veloutés y todas las ligas especiales. Resultan todos más que útiles al instante de elaborar comidas rápidas y en poco tiempo.

Un rico potaje se distingue por la sensación aterciopelada que se nota en el paladar en el momento de su degustación. Cuanto menos se demore en la puesta a punto de un potaje luego de cocido, más delicioso será su sabor. Por lo tanto, es importante calcular el tiempo para poder prepararlo en el instante oportuno considerando la hora en que será servido.

Cualquier potaje se culmina a último instante con margarina o manteca fresca o con crema. Este procedimiento hay que efectuarlo fuera del fuego. El potaje tiene que cocinarse sin llegar a la ebullición dado que se puede alterar el sabor de la manteca además de desaparecer las mejores propiedades nutritivas de los alimentos.

Los purés se componen generalmente de una sola verdura o una combinación de ellas. Algunas verduras como por ejemplo las zanahorias, el zapallo, los nabos y coliflores, exigen algún otro elemento complementario como pueden ser porotos, arroz, féculas o lentejas.