Ingredientes

Mantequilla o manteca

Butter curls

La mantequilla se obtiene a partir de la leche de vaca, es el resultado del procedimiento por el cual se emulsiona el agua en grasa, batiendo la crema o la nata de la leche resulta finalmente la crema de color amarillo claro.

En otras zonas, sobre todo Latinoamérica se emplea  el término “manteca” como sinónimo, en España, normalmente cuando decimos manteca, nos estamos refiriendo  a la manteca de cerdo, que ya es otro alimento, es la parte grasa del cerdo utilizada en la elaboración de algunas recetas.

También hay que aclarar otro concepto: la margarina. Ésta es una alternativa a la mantequilla, de sabor más suave, está elaborada con grasas vegetales y contiene menos vitaminas, calorías y grasas saturadas.

Variedades de mantequilla

Debido a que existen distintas maneras de elaborar la mantequilla, es posible encontrar distintos sabores y texturas (siendo unas más fáciles de untar y otras, con las grasas cristalizadas, más duras). Principalmente se distinguen las mantequillas ácidas y las dulces (son las consumidas más habitualmente). Además algunas mantequillas tienen sal añadida (mantequillas saladas) y por supuesto, se pueden encontrar mantequillas elaboradas con leche de cabra y de oveja.

Algunas de las mantequillas más apreciadas, por su calidad y por sus métodos artesanales de elaboración, son las originarias de Holanda, Irlanda y Francia.

Propiedades nutricionales

Antes que nada, dejar bien claro que se trata de un alimento altamente calórico y muy rico en grasas y colesterol, por lo tanto su consumo ha de ser muy moderado.

Es rica en vitaminas A y D sobre todo, y contiene minerales tales como sodio, yodo, calcio y fósforo. Es por tanto beneficiosa para fortalecer el sistema inmunitario, regular el metabolismo de las células, a la vez que ayuda a proteger la piel, cabello y uñas. Además, en  épocas de mucho desgaste energético (veáse deportistas), es una gran fuente de energía.

Usos de la mantequilla

La mantequilla, además de resultar deliciosa untada en el pan (tostado o no) como desayuno o merienda y acompañada de mermelada o algún fiambre, resulta una gran aliada para elaborar infinidad de recetas.

Se utiliza para dar un toque de sabor y textura cremosa a salsas, purés y cremas. Es una gran aliada para impedir que los alimentos se peguen cuando se cocinan hojaldres, tartas y asados (su grasa actúa como aislante de los recipientes).

Por supuesto la mantequilla es ingrediente básico en respostería y bollería (por ejemplo:  croissants, crêpes, galletas y pastas variadas).