Postres y Dulces

Minimerengues

minimerengues

Todos conocemos el merengue que decora siempre ricas tortas y postres. Pero esta vez con el merengue hacemos merenguitos. El merengue es muy sencillo de hacer, sólo necesitamos claras y azúcar, luego los llevamos al horno y listo. Para hacerlos más originales colocamos nata batida y hacemos un “emparedado” de merengue.

Ingredientes:

2 huevos, a temperatura ambiente
100 gramos de azúcar blanquilla
Colorante alimentario rosa
150 gramos de nata líquida

Papel parafinado o papel de aluminio para las placas

Preparación:

Pon a calentar el horno a 110°. Casca el huevo contra el borde de un recipiente y échalo con cuidado en un platillo. Coloca una tacita sobre la yema. Sujeta la tacita sobre la yema e inclina el platillo con cuidado sobre un recipiente grande para que caiga sólo la clara. Separa la yema del otro huevo del mismo modo, quedándote con las dos claras en el recipiente, las yemas no se usan. Bate las claras a punto de nieve (hasta que el merengue quede bien espeso y se formen picos al levantar las varillas). Añade una cucharadita colmada de azúcar y bate bien. Sigue echando el azúcar de a poco hasta que se acabe.

Coloca el papel parafinado o papel aluminio engrasado en las placas, haz 15 merengues dejando huecos entre unos y otros. Ahora añade cuatro gotas de colorante rosado al resto de la mezcla. Mezcla el colorante despacio, revolviendo en forma de círculos de arriba abajo. Haz otros 15 merengues de color rosa. Pon las bandejas en el horno durante 40 minutos. Apaga el horno, pero deja las bandejas adentro con los merengues.
Saca las bandejas al cabo de otros 15 minutos. Deja que los merengues se enfríen en las bandejas. Bate la nata hasta que esté bien espesa (nata montada).
Extiende con un cuchillo sin punta un poco de la nata montada en la cara plana de un merengue y pon otro encima.