Ingredientes

Mozzarella

Mozzarella cheese and tomato

La mozzarella es un tipo de queso de origen italiano, cuyo uso en la cocina está ampliamente extendido. La  auténtica mozzarella se elabora con leche entera de búfala pero hoy en día encontramos mozzarella preparada con leche de vaca y de oveja, que es más asequible.

La principal diferencia estriba en el valor energético, la que se obtiene de la leche de búfala es más nutritiva ya que contiene más grasas, proteínas y lactosa.

Este tipo de queso es de color blanco amarillento, fibroso y de textura  y sabor suave.

Usos de la mozzarella

Se consume  tanto como queso fresco como queso fundido. Es especialmente famoso por ser ingrediente principal en las pizzas, en la masa antes de ser horneada. Y es que la mozzarella se funde muy bien y se estira, así que es muy apropiado también en los gratinados. Aunque actualmente también ha cobrado protagonismo en las ensaladas, donde lo encontramos en su forma de queso lechoso de pasta blanda.

Y gracias a su sabor suave, también se va incorporando cada vez más a todo tipo de recetas, sean de pasta, de verduras, carnes o incluso pescados.

Por supuesto hay que guardarlo en la nevera, ya que al ser fresco y elaborado con leche pasteurizada, se estropea enseguida.

Así que cuando compremos mozzarella, hemos de fijarnos bien en los ingredientes que la componen, para saber si se trata de queso elaborado con leche de búfala o con leche de vaca (que es la más habitual).

La encontraremos en distintos formatos, como queso rallado o en forma de bolas redondas de distintos tamaños (que es la más tradicional) dentro de cajas o plastificadas flotando en su suero. También se puede comprar al corte.

Propiedades nutricionales

En cuanto a las propiedades nutricionales de  la mozzarella, señalar que dependerá un poco de la cantidad empleada y la preparación que elijamos. Ya comentábamos al principio que la derivada de la leche de búfala es más grasa y contiene más proteínas y lactosa. De todas formas, ofrece todos los beneficios que aportan los lácteos y derivados de la leche.

Es un alimento rico en fósforo y calcio, por lo tanto muy recomendable para mantener los huesos y los dientes sanos, además el fósforo contribuye a mejorar las funciones biológicas del cerebro.