Ingredientes

Nuez moscada

Nutmeg

La nuez moscada es el fruto del árbol llamado Myristica fragans, originario de las Islas Molucas en Indonesia (Islas de las Especias). Aunque realmente de sus frutos salen dos especias: la nuez moscada y el macis.

Se trata concretamente de una baya de color rojo que cuando está completamente madura suelta la semilla, siendo ésta la nuez moscada y el macis es la vaina que envuelve la nuez.

Tienen sabores similares, siendo la nuez un poco más dulce, fina y aromática y el macis algo más amargo y picante. Se utiliza básicamente por el color anaranjado que deja en los guisos (semejante al azafrán). El árbol da sus primeras cosechas después de casi nueve años desde que se planta, alcanzando su máximo potencial para la cosecha a los 20 años.

Usos de la nuez moscada

Ya desde la Edad Media se ha venido utilizando como especia, muy costosa y preciada por cierto. Su uso en la gastronomía está muy extendido en las cocinas de todo el mundo, sirve para condimentar platos de sopas, pasta, purés, cremas saladas, puddings, verduras, salsas y todo tipo de guisos de carnes. En la India se utiliza para la preparación de algunos currys y para la elaboración de dulces. En Alemania, se emplea para elaborar las famosas weiswurst.

Es aconsejable comprar la nuez moscada entera y rallarla justo en el momento en que vayamos a utilizarla, aunque también se vende ya en polvo. Hay que guardar la nuez entera en un tarro de cristal herméticamente cerrado y guardarlo en un lugar seco, alejado de la humedad.

También está muy extendido el uso del aceite esencial de nuez moscada, se utiliza mucho para dar sabor a productos horneados, bebidas y jarabes (por ejemplo, la famosa coca-cola).

En la industria farmacéutica y en perfumería también encontramos la presencia de la nuez moscada, en la elaboración de determinados cosméticos, perfumes, pasta dentrífica y en jarabes para la tos.

Más propiedades de la nuez moscada

Además es beneficiosa para tratar los dolores reumáticos, aliviar el dolor de muelas y para mitigar trastornos digestivos y de nervios.

Eso sí, hay que tener en cuenta que en grandes cantidades la nuez moscada puede resultar peligrosa, pues actuaría como alucinógeno provocando palpitaciones y convulsiones (en la antigüedad se había utilizado como abortivo).