Salsas

Pesto de rúcula

pesto-de-rucula

Esta receta que te proponemos hoy consiste en una variante de la tradicional salsa pesto que se emplea para diferentes tipos de pastas. El truco consiste, básicamente, en reemplazar la albahaca que tradicionalmente lleva esta salsa por un poco de rúcula, un sabroso vegetal que cuaja perfectamente con la finalidad del pesto. Verás que agradable variante que puedes obtener mediante esta modalidad diferencial.

Ingredientes:

  • Un atado de rúcula pequeño
  • Tres o cuatro dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Queso parmesano rallado
  • Piñones o nueces
  • Sal

Preparación:

Lava las hojas de rúcula, córtales los cabos de los extremos preservando únicamente las hojas. Pica los dientes de ajo y disponte a preparar este pesto. Lo ideal sería que lo hagas en el vaso de la licuadora o batidora, pero también puedes valerte de un mortero sin problemas.

Coloca primero las hojas de rúcula picadas a groso modo, añade los dientes de ajo y un poco del aceite. Comienza a procesar a velocidad lenta, a medida que vas añadiendo más aceite en forma de hilo hasta que se forme una pasta homogénea y no demasiado líquida. Tampoco es ideal que quede el pesto totalmente procesado, ya que siempre es mejor preservar un poco de la textura de los alimentos.

El paso final será el de añadir alguna cucharada de queso parmesano rallado y algunas nueces o piñones picados. Mezcla bien y emplea para acompañar la pasta que tu desees. La recomendación es utilizar en aquellas que no sean rellenas, ya que probablemente opaquen su sabor. Ideal para spaghettis o macarrones.