Postres y Dulces

Postre mousse de frutillas

FRUTI/DI

En esta pasada navidad, pasó lo de siempre: en casa no nos poníamos de acuerdo con el menú para la cena de Nochebuena. Al final de tanto deliberar la cosa quedó así; nuestro hijo menor (Bruno) se encargaría del plato de entrada que consistió en unos crepes con jamón y queso, más una salsa con nata (crema doble). Adornó el plato unos tomates cherry, hojas de albahaca y ramita de ciboulette. Quedaron riquísimos y es justo mencionar que contó con la ayuda de su hermana para completarlo. Para el plato principal no había dudas, serían dos tipos de carne vacuna y una de carne bovina, con ensaladas de vegetales y otras. El punto más complicado era el postre, queríamos salir del típico y fácil helado y después de mucho conversar quedamos en hacer una mousse de frutilla y esta es la receta que os quiero compartir, porque la verdad sea dicha, nos quedó de maravilla.

Ingredientes (para ocho personas)

½ kg de frutillas
4 claras de huevo
250 ml o una taza de nata (crema de leche)
½ taza de azúcar
½ taza de azúcar impalpable

Preparación

Por supuesto que primero deberás lavar bien las frutillas y quitarles el cabito, luego las procesas en una licuadora junto a la ½ taza de azúcar. El segundo paso es hacer un merengue tipo italiano. Para ello por cada clara debes de usar unos sesenta gramos de azúcar. Una manera fácil es hacerlo en el microondas, de la siguiente manera. Pon en un recipiente adecuado para ello, bate un poco con batidora, lleva al micro por un medio minuto al 50% de potencia, retira y bate nuevamente. Esta operación hazla por lo menos tres veces o hasta que notes el punto nieve, lo puedes ver que cuando levantas la batidora se forma un pequeño pico sobre el merengue.

El tercer paso es batir la nata con el azúcar impalpable hasta que espese y con cuidado de que no se te corte.

Por último nos queda mezclar los ingredientes, primero vuelca la nata sobre el merengue y mezcla con espátula y muy cuidadosamente con movimientos envolventes. Luego a esta mezcla le agregas las frutillas procesadas, también con mucho cuidado y siempre revolviendo con espátula y movimientos envolventes para que la preparación no se baje.

Puede que no tengas que usar toda la frutilla ya que el punto de la mezcla te quedaría muy líquida y perdería consistencia. El excedente de la salsa lo puedes usar para decorar al final. Con la mezcla pronta, llena ocho copas o potes o lo que tengas y lleva al refrigerador por unas horas por lo menos. Sirve acompañado con la salsa y frutillas fileteadas, arándanos o cerezas.