Ingredientes

Puerro

Leek (Allium ampeloprasum)

La planta del puerro pertenece a la familia de las liliáceas y concretamente al género allium, el mismo del que forman parte los ajos, cebollas, cebollino y cebolletas. Es originaria de Asia Occidental y Europa, en España se cultivan principalmente en la zona norte, destacando Navarra, País Vasco y La Rioja. Y en Europa, el mayor consumidor y productor es Francia.

El puerro tiene tres partes bien distinguidas: el bulbo blanco alargado, las hojas verdes y las pequeñísimas raíces adheridas a la base del bulbo.

Existen distintas variedades de puerros aunque principalmente se dividen en dos grupos: los puerros de otoño e invierno que son gruesos y con un sabor fuerte y los puerros de verano, más pequeños, más tiernos y de un sabor más suave. El sabor, en ambos casos recuerda a la cebolla, pero más suave y dulce.

A la hora de comprarlos hay que elegir los que tienen el tallo bien recto y blanco y no coger los que tengan las hojas descoloridas, amarillentas o blandas. Una vez en casa, se mantienen en la nevera hasta dos semanas y a la hora de utilizarlos hay que cortar el tallo longitudinalmente y lavar las hojas separándolas una a una para quitar bien la tierra que hay entre ellas.

Usos del puerro

Su uso en la cocina está muy extendido en la elaboración de purés, guisos, estofados, asados, potajes, cremas, tartas, sopas, etc. También se puede consumir en crudo en ensaladas. Hay algunos platos famosos que incluyen al puerro como ingrediente principal, por ejemplo la porrusalda y la crema vichyssoise.

Propiedades nutricionales

Los puerros son ricos en fibra y un 94% de su composición es agua, siendo un alimento bajo en calorías. También nos aportan vitaminas y minerales. De hecho, los beneficios del puerro son los mismos que los del ajo, solo que en menor medida. Así pues, los puerros son un alimento con muchísimas propiedades beneficiosas para el organismo.