Aperitivos

Recetas de krapfen y rollitos de carnaval

recetas-de-krapfen-y-rollitos-de-carnaval

Celebrar el carnaval es para los cristianos el comienzo de un tiempo litúrgico, la cuaresma. En todas partes del mundo se celebra de forma diferente. Quién no conoce el famoso carnaval de Río de Janeiro, o el largo carnaval del Uruguay, lo mismo sucede en ciudades españolas como Cádiz o en Islas Canarias las de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria. Todas estas fiestas son sin duda un atractivo turístico, fiestas, disfraces, comparsas, atraen a personas de todos los rincones.

Celebremos pues también en nuestra mesa esta fiesta con dos platos deliciosos: rollitos de carnaval con pasta de anchoas y unos krapfen (bollos esponjosos) típicos de Alemania y Austria (en América se les llama berlinesas)

  • Krapfen

Ingredientes:

100 gramos de mantequilla
500 gramos de harina
150 gramos de azúcar
50 gramos de levadura de cerveza
Cuatro huevos
Abundante aceite de oliva para fritar

Preparación:

Amasa 100 gramos de harina con la levadura desmenuzada y diluida en un vasito de agua tibia. Espolvoréala con un poco de harina y deja descansar en un sitio caliente para que fermente. Cuando haya doblado su volumen, agrégale el resto de la harina, el azúcar, una pizca de sal, los huevos, la mantequilla fundida y amasa con energía.
Déjala descansar hasta doblar su tamaño, haz bollitos del tamaño de un huevo, aplástalos un poco. Cúbrelos con un paño y déjalos descansar 1 hora. Frítalos en aceite bien caliente (vas a ver que se inflan). Colócalos sobre papel absorbente y espolvoréalos con azúcar.

  • Rollitos de carnaval

Ingredientes:
300 gramos de mantequilla
200 gramos de harina
Una latita de pasta de anchoa
Abundante perejil
250 gramos de mortadela (o cualquier fiambre gustoso)
1 huevo

Preparación:

Trabaja con una espátula 200 gramos de mantequilla. Cuando esté cremosa añade la harina, trabájala hasta que quede una masa lisa. Estírala, y córtala en rectángulos de 10 por 3 centímetros. Coloca la pasta de anchoa en un tazón, agrégale la mantequilla restante, un puñado de perejil y trabájalo hasta que se forme una pasta. Unta cada rectángulo con la pasta de anchoa y coloca encima un trozo de mortadela, enróllalo. Pinta cada uno con huevo batido. Cocina en horno suave durante una hora.