Salsas

Salsa alioli

salsa-alioli.thumbnail

La salsa alioli es uno de los más tradicionales acompañamientos para carnes, panes, fiambres y diversos platos de cocina. Consiste simplemente de ajos, aceite de oliva y sal. Pero requiere de una preparación artesanal de cuidado para que salga a la perfección. Nació originalmente en Catalunya y también es muy empleada en la zona de Valencia y las Baleares, aunque no tardó en expanderse al mundo entero. Un disfrute total para quienes gusten del sabor agreste del ajo y su respectiva combinación con el aceite de oliva.

Ingredientes:

  • Seis dientes de ajo
  • Medio litro de aceite de oliva
  • Sal
  • Una miga de pan (optativo)

Preparación:

En primer lugar, debes tener en cuenta que tendrás que tener a mano un mortero sí o sí si quieres obtener la preparación como realmente tiene que ser. Comienza con el “trabajo sucio”: machacar los ajos con la sal hasta que queden hechos una pasta. Ahí se iniciará la segunda parte ardua de la preparación.

Este es el momento en donde debes comenzar a añadir el aceite. Debes tener en cuenta que lo tienes que hacer a una velocidad muuuy lenta, en forma de hilo y con toda calma, a medida que sigues machacando con el mortero para que el aceite vaya incorporándose a la preparación, siempre removiendo en la misma dirección.

Es fundamental que cuides que no se corte la salsa. Es decir, que el aceite y el ajo de repente no se “separen”. Por eso mismo es que no hay que dejar de remover en ningún momento, hacerlo con mucha calma, incorporar el aceite lentamente, cuidando que el aceite no sobrepase en demasía el nivel de la salsa. Llegado el caso que veas que se está cortando, añade una miga de pan (o vuelve a comenzar). Ideal para untar un buen pan y comer con jamón, o también para condimentar carnes asadas, patatas o lo que tengas ganas, mientras creas que combine con la preparación.