Salsas

Salsa tapenade

salsa-tapenade.thumbnail

La salsa tapenade es ideal para todas aquellas personas que gusten de consumir habitualmente sabores relacionados con la cocina mediterránea o que incluso directamente se inclinen por los gustos fuertes en el paladar. La combinación básica y totalmente natural que se da entre las olivas negras, verdes, el aceite, las anchoas y las alcaparras forma una amalgama espectacular, ya sea para ensaladas, tapas, bruschettas o una simple rebanada de pan. Una auténtica delicia para tener siempre un poco reservada en el refrigerador.

Ingredientes:

  • Una taza de olivas negras
  • Una taza de olivas verdes
  • Una cucharada de alcaparras
  • Dos o tres filetes de anchoas en aceite (de acuerdo al gusto)
  • Aceite de oliva
  • El zumo de medio limón
  • Pimienta recién molida

Preparación:

Es muy sencillo preparar esta salsa tapenade. Debes tener a mano o bien un mortero, o una licuadora o procesador para ayudarte. Quítale el hueso a todas las olivas (aceitunas) o cómpralas previamente sin él para evitarte contratiempos. Colócalas en el vaso de la licuadora junto a las anchoas y las alcaparras y comienza a procesar.

Una vez que la pasta vaya tomando algo de consistencia, comienza a añadir el aceite de oliva en forma de hilo, mismo que el zumo de limón. Cuando la mezcla esté consistente, sin llegar a quedar líquida ni mucho menos, será el momento de retirar y disponerla en un frasco o cuenco para llevar directamente a la mesa.

Hay muchas variantes para esta salsa tapenade. Hay quienes prefieren añadirle ajo y tomates desecados para mutar un poco el sabor, incluso también hay quienes la preparan con limón confitado, una pizca de comino y solamente con olivas negras. Lo bueno es que puedes disponer de ella en cualquier momento y reservarla en el refrigerador por unos cuantos días. Ideal para disfrutar en todo instante.