Aperitivos

Sándwich de jamón y queso con huevo frito

sandwich-de-jamon-y-queso-con-huevo-frito

Este sándwich de jamón y queso con huevo frito se puede preparar en unos pocos minutos ya que contiene pocos ingredientes. Contiene ingredientes proteínicos tales como son: el queso, el jamón y el huevo por eso es recomendable darle como desayuno a los niños que están pleno crecimiento.

Ingredientes

Huevos
Margarina
Pan de molde especial
Jamón de york
Queso en lonchas
Aceite

Preparación

Pon en un plato 2 rebanadas de pan de molde y echa un poco de margarina en las caras superiores. Una vez que hayas echado la margarina pon la loncha de jamón york y luego iguálalo con los bordes del pan.

Cubre la rebanada con la loncha de jamón york con la de la parte que has echado la mantequilla. También echa la mantequilla por la parte exterior y después coloca la plancha por esa cara y tenla sostenida con una paleta.

Tienes que calentar por ambos lados, con la plancha presiona suavemente para pueda acabar rápido. Una vez tostado por ambas partes sácala de la plancha y resérvalo en lugar caliente.

Luego fríe un huevo de la manera tradicional, coloca en la cocina una sartén con un poco de aceite y echa el huevo. A continuación coloca el huevo en el sándwich caliente.

Para que el sándwich no pierda el delicioso sabor lo sirves caliente con su respectivo tenedor y cuchillo para que puedas consumir cómodamente.

Además podrías servirlo juntos a varias patatas fritas y estas las puedes colocar a parte o bien por encima del sándwich como en la imagen de la receta.

 

  • benjamin

    lean esta receta es mejor.

    Colocamos sobre un plato dos rebanadas de pan a las que habremos untado de margarina por la cara superior. Sobre una de ellas se coloca una loncha de jamón cocido y después una de queso. Con un cuchillo se igualan con los bordes de la rebanada.

    A continuación se cubre con la otra rebanada, de manera que la parte untada quede en contacto con el queso.

    También untamos de margarina la parte exterior y colocamos todo el sándwich sobre la plancha, sujetando con la paleta. Después repetimos el proceso por el otro lado y apretamos suavemente contra la plancha. Otra opción igualmente sabrosa es tostar las rebanadas por ambos lados, antes de poner el jamón y el queso.

    Una vez tostado, retiramos de la plancha y reservamos en lugar caliente.

    En una sartén con muy poco aceite caliente, ponemos un huevo hasta que cuaje la clara pero intentando que la yema quede líquida. Colocamos el huevo sobre el sándwich caliente.

    A la vez tostamos otra rebanada, a la que previamente habremos realizado un agujero, con ayuda de un corta pastas o de un vaso pequeño, de manera que la yema quede a la vista.