Postres y Dulces

Selva Negra

selva-negra

Hay innumerables versiones para preparar esta delicia típica de la repostería europea. Es una torta húmeda, y muy tentadora con el sabor de la crema, las cerezas, y el chocolate. Hoy te comparto una de las recetas más clásicas de ella. Vale la pena aprender a hacerla… en fin. ¡A preparar las cucharas!

Ingredientes:
150 gramos de chocolate rallado
100 gramos mantequilla (blanda)
100 gramos de azúcar
4 yemas
4 claras
100 gramos de almendras molidas
50 gramos de harina
50 gramos de fécula de maíz
2 cucharadas de polvo de hornear

400 gramos de cerezas al marrasquino
6 cucharadas de Kirsch
400 gramos de nata (batida hasta que quede bien espesa)
450 gramos de mermelada de cerezas

Preparación:
Para la masa:
Derrite el chocolate rallado al calor de un baño maría suave. Bate la mantequilla con el azúcar hasta que se logre una pasta bien cremosa. Agrégale las yemas, de a una por vez, batiendo después de cada adición. Lo puedes hacer con batidorcito, pero, si la quieres más fácil usa la cuchara de madera. Une a la pasta obtenida las almendras molidas y el chocolate derretido.
Bate las claras a nieve y vuélcalas sobre la preparación anterior. No mezcles todavía.
Añade la harina tamizada, la fécula de maíz, y el polvo para hornear. Ahora si, mezcla todo suavemente, con movimientos envolventes. Distribuye la mezcla en dos moldes de 22 cm. de diámetro, previamente untado con mantequilla y enharinado.
Cocínalos en horno moderado hasta que estén firmes.

Armado:
Apoya una de las tortas sobre una fuente. Rocía con el marrasquino de las cerezas escurridas mezclado con la mitad del Kirsch. Pon dos tercios de nata en una manga con boquilla de picos y traza sobre el disco de torta círculos concéntricos distanciados entre sí 2 centímetros.
Con ayuda de una cucharita, ve rellenando los espacios que quedaron libres entre cada circulo de nata con la mermelada de cerezas enteras. Pinta con el resto de la mezcla de licores la superficie de la otra torta que irá en contacto con el relleno, acomódala sin presionar demasiado. Unta la superficie y los costados de la torta con el resto de nata que estaba reservada.
Decora la superficie con las cerezas. Lleva la torta a la heladera hasta el momento de servir.