Carnes

Solomillo al vino tinto

Sirloin steak with rosemary and cherry tomatoes on a plate

Esta una versión fácil de hacer un solomillo (de ternera o de cerdo) con unos pocos ingredientes y una manera totalmente sencilla. El vino tinto provoca un fondo de cocción sensacional, que terminará formando una salsa espectacular que acompaña de maravillas las carnes rojas. A mi gusto, lo ideal es acompañarlo con alguna guarnición más bien neutra, que no invada tanto los sabores y oficie de contraste con la carne. Un puré de vegetales, un buen arroz o las clásicas patatas fritas pueden ir de maravillas.

Ingredientes:

  • Un solomillo
  • Un vaso de vino tinto
  • Aceite de oliva
  • Sal, pimienta, tomillo y salvia

Preparación:

Recomiendo puntualmente dejar el solomillo macerando con las hierbas, el vino y un chorro de aceite de oliva toda la noche en un recipiente para que se contagie de sus sabores.  Cuando lo vayas a cocinar, simplemente pon a calentar aceite de oliva y dóralo por todos sus lados hasta que quede bien dorado.

A continuación, una vez que ya has sellado la carne, comienza a rociar poco a poco con la maceración de vino tinto. A medida que se vaya consumiendo, vas añadiendo líquido. Si se te acaba el vino, no dudes en ponerle un poco de agua.

Una vez que la carne ya esté cocida (unos 30 minutos, como mucho), retírala y reserva el fondo de cocción. El solomillo debe estar bien a punto, ni crudo ni cocido pero más bien tirando a rosado en su interior. Córtalo en tajadas, salsea con el fondo de cocción y, como hemos dicho, acompaña de una buena guarnición para disfrutarlo completamente.