Ensaladas y Verduras

Soufflé de bróccoli

souffle-de-broccoli.thumbnail

Comer un soufflé es toda una delicia. Esa tradicional comida que se puede hacer prácticamente con lo que a uno se le ocurra (partiendo de la misma base, claro está) también admite al bróccoli dentro de su preparación. Verás que interesante esta receta, que combina las múltiples propiedades de esta planta de la familia de las crucíferas y el encanto natural que tiene un esponjoso soufflé. Aquí tienes la receta.

Ingredientes:

  • Un bróccoli
  • Dos dientes de ajo
  • Tres yemas
  • Tres claras
  • Tres cucharadas de queso rallado
  • Una taza de leche
  • Una cucharada de mantequilla
  • Una cucharada de harina
  • 100 gramos de queso fundido
  • Sal y pimienta

Preparación:

Debes comenzar hirviendo el bróccoli hasta que tierno, cortando luego sus partes más duras y tallosas y preservando las flores. Pica a grosso modo y saltea en una sartén con aceite de oliva junto a los dos dientes de ajo hasta que esté a punto, sin que se llegue a dorar.

Mientras tanto, prepara una bechamel espesa colocando la cucharada de harina y a sofreír con la mantequilla e incorporando la leche poco a poco. También añade las tres yemas de huevo batidas,  el queso rallado y el queso fundido en dados, condimentando con sal y pimienta.

En un recipiente grande mezcla la bechamel con todos los ingredientes que le has añadido y también el brécol salteado. También será el momento de incorporar las tres claras batidas a nieve. Como siempre que lo haces con ellas, será fundamental hacerlo de manera bien suave y envolvente.

Ya deberás tener el molde enmantecado y enharinado (o recipientes individuales), además del horno precalentado fuerte. Coloca la mezcla final del soufflé en el recipiente y lleva a horno hasta que esté bien dorado por fuera, haya aumentado considerablemente su volumen y, además, no esté crudo en el medio. No abras demasiado el horno, porque harás que se baje y no parezca un soufflé. Después sólo tendrás que disfrutar.