Carnes

Tajine de pollo

Tagine

Lo primero que tenemos que tener claro es qué es el tajine. Es una cazuela de barro con forma cónica en la que los alimentos se cuecen y se hierven casi al mismo tiempo. Es una especie de mini horno para hacer la comida aún más exquisita. Se puede adquirir fácilmente en cualquier carnicería marroquí o un cualquier bazar. Por lo tanto el tajine sería como decir “paella de”, marca la forma de hacerlo.

Ingredientes:

– Pollo, mejor muslos y contramuslos cortados y sin piel.

– Un limón cortado en cuatro con la cáscara.

– Aceitunas partías

– Cebolla, ajo, sal, pimienta ,jegibre molido,cúrcuma.

-Aceite y un chorreón de vino blanco (esto es cosa mía que en Marruecos es haram total)

Preparación:

Lo primero que debemos aclarar es que en Marruecos se usan una especie de limones que van como encurtidos, pero se pueden sustituir por los normales. Cogemos el pollo bien limpio, sal, pimienta y a la cazuela con un poco de aceite.

Una vez dorado retiramos y en ese aceite freímos la cebolla y el ajo. Cuando empiecen a dorarse añadimos el pollo de nuevo y movemos bien. Es el momento del vino, un poco de agua, el limón y las aceitunas (si son aliñadas y no de bote mejor que mejor).

Tapamos para que el tajine haga su trabajo y esperamos a que el caldo reduzca un poco. Normalmente nos quedará un caldo espesito, es el momento de retirar del tajine para servir.

Podemos cocer un poco de arroz basmati para acompañar este plato mediterráneo al cien por cien, poco calórico y magnífico en su elaboración y sabor. El maridaje es con vino blanco, del Lambrusco al Cava pasando por los del Turia. El resultado es estupendo y nos puede ayudar a probar nuevos manjares gracias a esta cazuela.