Pescados y Mariscos

Tarta de mejillones y langostinos

langos

Una solución ideal para aquellos a quienes gustan mucho los frutos del mar. Un poco de dedicación… y a esperar los aplausos de la familia.

Ingredientes:
* Para la masa:
1 taza de harina
150 gramos de mantequilla
1 yema
Agua cantidad necesaria

* Para el relleno:
2 cucharadas de crema de leche (nata)
1 huevo
1 cebolla
1 cucharada de curry
2 echalottes
2 cucharadas de mantequilla
1 cucharada de harina
8 langostinos
20 mejillones vivos
Sal y pimienta a gusto

Preparación de la masa:
Coloca en la batidora la harina, la mantequilla y la yema; bate y agrega el agua con un poco de sal. Amasa sobre la mesada. Envuelve en papel film o nylon y lleva a la heladera, deja descansar una hora. Saca la masa de la heladera, estira y colócala en una tartera.
Pincha toda la masa con un tenedor para que no crezca. Llévala al horno a unos 180º C hasta que apenas se dore.
Retira la tarta del horno, y mientras vas aprontando el relleno.

Preparación del relleno:
Comienza lavando bien los mejillones, luego viértelos en una olla y cocina sobre fuego hasta que se abran (5 minutos aproximadamente). Cuela los mejillones, pero guarda el agua de cocción.
Pela la cebolla y córtala en tiras. También pela los echalottes y procésalos.
Coloca en una sartén aceite con una cucharada de mantequilla, saltea la cebolla con el curry. Luego agrega los mejillones, sin la valva; y los langostinos, previamente lavados y pelados. Agrega los echalottes junto a otra cucharada de mantequilla, y mezcla.

Condimenta con sal y pimienta a gusto, añade la harina y revuelve. Añade una taza del agua de la cocción de los mejillones, y la crema de leche.
Cocina por 10 minutos. Saca la sartén del fuego y deja entibiar, luego agrega el huevo. Integra muy bien los ingredientes. Pon el relleno sobre la tarta y lleva nuevamente al horno y así terminas la cocción.

Consejo: ¿Cómo limpiar y cocinar los mejillones?

Raspa las valvas (el caparazón) de los mejillones. Lávalos bien, con abundante agua y ponlos en una cacerola grande. Desecha los que ya estén abiertos.
Pónlos a calentar, puedes agregar a la cacerola una taza de vino blanco o una taza de caldo; tapa la olla y cocina hasta que las valvas se abran. Escurre los mejillones y retira el contenido de las valvas. Desecha los mejillones que no se hayan abierto.