Postres y Dulces

Tarta sorpresa

tarta-sorpresa

Esta tarta es imperdible. ¿Sorpresa? ¡Si! porque tiene un relleno de chocolate blanco con un corazón a base de frutos rojos. Es definitivamente suave y delicada, ideal para el té con amigos o el postre de una cena especial.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 250 gramos de harina
  • 60 gramos de azúcar impalpable
  • 200 gramos de mantequilla
  • Ralladura de 1 limón

Para el relleno de frutos rojos:

  • 300 gramos de pulpa de frutos rojos
  • 75 gramos de azúcar
  • 7 gramos de gelatina sin sabor

Para el relleno de chocolate blanco:

  • 50 gramos de azúcar
  • 4 yemas
  • 250 cc. de leche
  • 150 gramos de chocolate blanco
  • 7 gramos de gelatina sin sabor
  • 400 cc. de nata

Preparación de la masa:
Coloca la harina, el azúcar impalpable, la mantequilla blanda y la ralladura de limón en la procesadora. Procesa un rato. Toma el bollo y forma una masa con las manos, sin amasar. Lleva a la heladera por 30 minutos. Forra con la masa un molde para tarta, con un tenedor pincha la base. Lleva a un horno moderado durante 25 a 30 minutos.

Para el corazón de frutos rojos:
Pon en una cacerola la pulpa de frutos rojos con el azúcar, colócala sobre fuego, revuelve hasta que se disuelva el azúcar. Disuelve la gelatina en un poco de agua y agrégala a la preparación. Vuelca la mezcla sobre un molde más chico que la tartera. Llévalo al frezzer por un rato mientras haces el relleno de chocolate.

Para el relleno de chocolate:
En un recipiente mezcla las yemas con el azúcar. Hierve la leche y añádela a la mezcla anterior. Revuelve y lleva toda la preparación al fuego hasta que toma una consistencia algo cremosa. Retira del fuego.
Derrite el chocolate blanco y agrégalo a la preparación anterior, mezcla. Añade la gelatina disuelta en un poco de agua. Por último agrega la nata, previamente batida a medio punto, mezcla con movimientos envolventes.

Armado:
Toma la tarta ya cocida, y coloca un poco del relleno de chocolate blanco.
En el centro de la tarta coloca el corazón de frutos rojos, y por último vuelca el resto del relleno de chocolate. Lleva a la heladera por un par de horas y estará listo para degustar.