Ingredientes

Vainilla

Vanilla sticks with a flower on a white background.

La vainilla es un tipo de orquídea que engloba a más de 100 especies diferentes, distribuidas en zonas tropicales. Al igual que el azafrán, se trata de una especia muy cara debido a la complejidad y laboriosidad de su cultivo y recolección, además requiere de muchos y minuciosos  cuidados.

Su origen es mexicano y los españoles durante la conquista del continente americano la descubrieron, introduciéndola entonces en Europa y desde allí se extendió al resto del mundo.

Variedades de vainilla

Son solo tres las especies que se cultivan con fines gastronómicos y no ornamentales:

  • Vainilla planifolia, cultivada en Madagascar, Indonesia y Méjico. Concretamente la vainilla de Madagascar es conocida como Bourbon y su rico aroma tiene notas de regaliz.
  • Vainilla tahitensis, cuyas vainas contienen gran cantidad de semillas con un aroma afrutado y un toque de anís.
  • Vainilla pompona, originaria de las Antillas, de vainas más pequeñas y cuyo aroma difiere un poco del tradicional lo que hace que se use básicamente en perfumería.

Usos de la vainilla

El uso de la vainilla es muy amplio, en el terreno gastronómico incluye la elaboración de bebidas tan famosas como la Coca-Cola y en la industria de la perfumería, la creación de perfumes tan famosos como el de Jean Paul Gaultier y Coco de Chanel.

La vainilla, en la cocina se utiliza para dar sabor a multitud de postres. Con ella se elaboran cremas, helados, pasteles, flanes, natillas, cócteles, chocolates, etc.

De la vainilla se usan tanto las vainas como la esencia; cocinando las vainas cortadas por la mitad se consigue un aroma más fuerte pues los granos negros de su interior desprenden todo su aroma.

En el mercado podemos encontrar la vainilla de cuatro maneras distintas: en puré (pasta), la vaina entera o molida y en extracto natural.

A la hora de comprar vainilla, hay  que fijarse y elegir las vainas de color marrón oscuro (incluso negras), húmedas, oleosas, flexibles y con un aroma fuerte. Y si compramos extracto, hay que fijarse que sea 100% natural de vainilla, puesto que al ser un producto caro, hay muchas imitaciones artificiales.

Es importante que guardemos las vainas en un recipiente hermético y protegido de la luz, el calor y la humedad. Sobre todo no congelarlas ni guardarlas en la nevera porque no aguantan los cambios de temperatura. Aunque si las guardamos bien, pueden durar tiempo e incluso se pueden utilizar más de una vez.

En cuanto al uso terapéutico de la vainilla, se le conocen propiedades estimulantes del sistema nervioso, para trata casos de melancolía y depresión. También es beneficiosa como  ayuda en casos de esfuerzos musculares y como tratamiento para dolencias reumáticas.